Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Volver

Posted: March 13, 2011 in Uncategorized

Quería postear algo hoy antes que fueran las 12:00 AM exactamente 1 año después de mi último post, pero ya veo que no alcancé. Ya volveré a revivir esta pequeña y remota isla en la blogósfera.

 

Volviendo a casa

Y no sólo a la blogósfera estaré volviendo, sino que también a Chile, mi madre patria. Qué mejor momento para "reignitar" la inspiración

Advertisements

Las elecciones de Diciembre 2009-Enero 2010  en Chile me han causado sentimientos encontrados. Independientemente de los resultados de las elecciones y sus implicaciones políticas, me enorgullece ver de que hemos sido capaces de forjar una democracia decente y ejemplar en la región, lo cual comprendo mejor viéndolo desde afuera que desde adentro. Pero por otra parte, la odiosidad y división que ha traído a la superficie esta elección me frustra. Me sentí una vez más en la situación de que si no apoyas a Piñera (o al candidato conservador de turno) eres un Marxista Leninista Extremista Maoista totalitario guerrillero del FPMR, y en que si lo apoyas eres un despiadado Fascista sin memoria vendido al imperio Yanqui y al diabólico capitalismo y militante de “Patria y Libertad”.

Allende y Pinochet poco antes del golpe de estado en Chile, 1973

"No vendrá ni un Salvador ni un General a retirar los escombros de este mundo."

A la gente se le olvida de que el equilibrio existe y que se alcanza después de razonar un rato y dejar de lado las carta ganadora que ambos lados siempre sacan a la hora de descalificarse: el gobierno de Allende y la dictadura de Pinochet; un reprochable periodo de nuestra historia que a mi juicio duró no 3 ni 17 años: duró 20, sí, todo junto.

Es en medio de esa frustración que esta canción nació. Pronto subiré la música.

(more…)

DISCLAIMER (11/16/2011): Al leer este artículo hoy creo qeu su análisis no toma en cuenta muchas variables que, de haber tomado en cuenta, mi veredicto sobre la muerte de la industria musical sería muy distinto. Creo que voy a hacer un follow-up a este artículo viejo.

_______________________________________________________________________________

A todos nos vino un repentino “end-of-decade syndrome”, ya que al parecer estábamos muy ocupados y no nos dimos cuenta que este año nuevo que viene también representa el fin de los 10 primeros años del siglo.

Sin notarlo nos hallamos al final de una década, y podemos contrastar qué tan diferente somos nosotros y el mundo hoy en relación a como era el mundo el 31 de Diciembre de 1999:

  • Hace 10 años tener un discman era “cool” (algunos aún usaban walkmans, incluyéndome).
  • La palabra iPod no existía, y quién lo diría hoy, pero Apple era una compañía destinada a desaparecer, junto a sus ineficientes computadores.
  • La mayoría de nosotros vivía feliz con televisores viejitos, con monitores gigantescos, con discos duros de 3 GB y con 128 MB RAM como mucho. Aún teníamos un VHS, no usábamos email, y era raro hablar de la posibilidad de tener un celular–eso era de cuicos. El concepto de texting (SMS) simplemente no existia.
  • Tiger Woods probablemente aún era fiel. Algunos todavía respetaban a Bonvallet también. Chile no ganaba ningún partido de visita.
  • Ya ni nos acordamos, pero hace 10 años Chile casi cayó en elegir como presidente a Joaquín Lavín–estuvimos a 1% o 2% de ver tal tragedia–y 10 años después nos encontramos en una situación similar, con la única diferencia que ahora no se sabe cuál de las dos opciones es peor.

Uno de los más radicales cambios de la última década, sin embargo, ocurrió en la industria musical. No hay que tener un PhD para darse cuenta que algo feo y fuerte ha pasado en la música a nivel mundial. La calidad en general ha bajado notoriamente, y parece no haber vuelta atrás. No es casualidad que todas las bandas que yo respeto se hayan formado antes de esta década, ni que los fósiles de Red Hot Chilli Peppers siga vendiendo millones de copias con cada disco nuevo que sacan, aunque siempre sean una mera copia del disco anterior.

(more…)

Computer Lab

Posted: June 18, 2009 in Uncategorized

It’s the 18th of June, 10:41 AM, and I am writing this post from a very interesting place. It seems that, somehow, destiny brought me here to make me think of, well, so many things.
Exactly 23 months and 6 days ago, the 12th of July, 2007, I was cleaning up this computer lab at the Tanner Building, home of the Marriott School of Business at BYU. It was my first week of working as a custodial clerk; I had finally got a job after about 3 months of fighting against the ELC that wasn’t letting me work, despite the fact that during the application process it was never said that I would not be able to work.
At that time I was a very scared foreign student, taking ESL classes that made me feel like a preschooler, and in bittersweet circumstances: I was a newlywed; my wife and I got married in April that same year, and I was living the most beautiful time of my life with her. But, at the same time, living in the US as a foreign student was becoming unbearable–you need to understand that, as a legal immigrant, here in the US it is YOU who pays the price of illegal immigration; there are SO many restricting policies that you end up having less rights than illegal immigrants, kind of ironic, isn’t it? I wasn’t able to work, I wasn’t a “BYU” student yet, and there were no guarantees that I would be accepted by the time I would be done with my ESL classes.
I remember entering this same building that day of July 2007 and, feeling overwhelmed by so many responsibilities and by an uncertain future, saying “one day, I’ll be admitted to BYU, I’ll be admitted into the Business Program and I’ll be the best student they’ve ever had.”
I think I did not have the best feelings towards the ELC, BYU and the US at that time, so I said that with a tone of “revenge,” let’s say. I was “nobody” as far as education, work and experience back then, I was “just” a husband striving to be the best for my wife. However, being “just” a husband was what ended up giving me strength to keep trying and to not get discouraged in the midst of opposition.

Now, almost two years after that experience, I am going to Chile. I never thought I would go back this soon (in fact, our flight leaves in about 5 hours), but we are going anyway. Today, before heading to Chile, I can look back and see what I’ve been able to do. Although what I said when I walked into this building for the first time 2 years ago had a little bit of anger, I have been able to do almost exactly what I said back then. I was admitted into BYU, accepted into the Business School, and of course I am not the best student they’ve ever had, but I keep trying. I look back and in only 16 months I became a Junior, I have an internship almost ready, waiting for me in Chile, and most important than anything else, I have a beautiful wife which became the source of strength and focus during the difficult time I was having 2 years ago, and the most beautiful daughter in the world, which fills my days of light along with my wife.

Life is beautiful. Things can be done. Trials are just to help us set goals and strive to achieve those goals. As we try to achieve them, we progress and become happy. I am happy and thankful that I am able to look back, before returning to Chile, and say “I did it.” I cannot take full credit for all what I’ve been able to achieve, but I’ve been able to convince myself that I’m able to do whatever I want as far as my desires, intentions and focus are righteous.

Hace 8 años y 3 días exactos, el 22 de mayo del año de los tres ceros, me senté en la cama de mis padres con una agenda/carpeta de cuero café que mi papá me había dado el año anterior. Tenía muchas hojas en blanco anilladas y un montón de bolsillos que se veían bien sofisticados; se notaba que mi padre nunca había usado la agenda, que no pensaba usarla y también que era relativamente cara.

Además de la agenda, tenía un portaminas y ganas de escribir. El año 1999 había intentado comenzar un diario de vida, pero todo quedó en intentos. Ese día del 2000, sin embargo, intenté hacer algo distinto. En lugar de comenzar a escribir lo que me había ocurrido ese día, quise escribir un resumen de todo lo que había ocurrido en mi vida hasta ese momento. Después de como dos horas escribiendo me di cuenta que había escrito un montón de páginas, que había dividido mi vida en diferentes etapas y que, a pesar de ser un adolescente de 14 años tirando para 15 y de aspecto de 17 o más, tenía bastante que contar. De lo que no me di cuenta, y lo que ni siquiera pasó por mi mente en ese momento era la cantidad de hojas escritas que tendría 8 años y 3 días después de aquel épico 22 de mayo, acumuladas en una ya gastada pero invaluable agenda café de cuero, en un libro rojo y en 2 journals, el último de los cuales terminé hace 3 días– el mismo 22 de mayo, pero ahora del año 2008

Si hay alguien que conoce el impacto de escribir, ese soy yo. Sé que no soy el único, pero sé que lamentablemente son pocos los que han tenido las ganas o han considerado importante mantener un diario de vida. Peor aún, hay muy pocos hombres que lo hacen, considerando muchos que es algo más bien relegado al sexo femenino. Hay pocas percepciones sociales más equivocadas que esa. El solo hecho de escribir no lo que uno hace, sino lo que uno siente, vive, piensa, lo que otros viven y piensan o lo que uno piensa que va a pasar es el mejor experimento del pensamiento que un humano sin religión puede hacer, y el mejor que una persona religiosa puede hacer sin entrar en prácticas religiosas aún.

No es casualidad que las grandes obras literarias que han influenciado al mundo moderno tienen una base de escritura diaria, un formato de diario de vida. El libro más influyente en la civilización occidental moderna e indirectamente en el resto del mundo ha sido, sin duda alguna, la Biblia–Ningún agnóstico o ateo podría negar el impacto de la Biblia en ellos mismos, mal que mal su propia convicción de que no hay un Dios o que no importa si lo haya o no, se basa en el postulado de que hay un Dios, lo cual es el principal mensaje de la Biblia; en otras palabras, no existiría el ateísmo y agnosticismo sin ésta. Si consideramos la manera en que ésta fue escrita, nos damos cuenta de la importancia de que registremos los hechos de nuestra vida. La biblia es una colección de libros, y cada uno de ellos es o un libro de poesía de alguno de los profetas (Salmos, Probervios), o los escritos personales de algunos de ellos (Isaías, Jeremías, etc). El resto derivan de lo mismo, son registros de historia o compendios de los registros personales de otros (El pentateuco, Reyes, Jueces, Crónicas). Si vamos más adelante en la historia, vemos lo mismo en el Nuevo Testamento y las Epístolas, o cartas, de Pablo. Saliendo de la religión Cristiana, vemos el mismo patrón en las grandes civilizaciones; los griegos tenían la manía de escribir todo lo que hacían, y de igual manera los romanos contribuyen con la mayor colección de registros escritos de la época antigua. No es casualidad que estas tres fuentes–La biblia, los registros griegos y los registros romanos– constituyan fácilmente el 80 por ciento de la base sobre la cual nuestra sociedad se basa hoy en día. Todo gracias a gente normal que un día se le ocurrió registrar su vida o simplemente sus pensamientos.

Difícilmente los registros de personas incógnitas como yo puedan cambiar o dar origen a una civilización. Entonces, por qué rayos le estoy dando tanta importancia a llevar un diario de vida o a escribir nuestra vida? a quién le va a importar? es más, por qué hacerlo, cuando por seguro va a ser motivo de burla de parte de otros? El 16 de abril del año 2002 tuve la brillante idea de andar trayendo mi diario de vida en mi mochila en clases en el colegio. Ahora me doy cuenta que fue algo muy poco inteligente. Ese día mis amigos violaron descaradamente mi propiedad privada y algunos leyeron secciones de este diario con descaro. Cuál fue el resultado? burla. No me molestó ni me traumó que hicieran tal cosa, pero esa experiencia me ayudó a ver que a mí me importaban cosas que a la mayoría de mis amigos le parecían irrelevantes; así pude ver el valor que individualmente y como sociedad le damos a algo noble como escribir un diario–nos burlamos de ello.

Aún así no dejé de escribirlo. Por qué? Por la simple razón de que a pesar de que la historia de mi vida no va a cambiar el mundo, si puede cambiar vidas; vidas individuales, vidas de a quienes aprecio. Estos registros van a durar más que mi cuerpo físico; son menos biodegradables que mis huesos, y por lo tanto mi futura hija Elisa y los que vengan después van a tenerlos, y por segurlo los van a valorar. No saben cuánto valoraría poder tener acceso a la historia de la vida de mis padres, abuelos, bisabuelos, etc. Qué mejor que aprender de ellos, de sus errores o de sus aciertos, de lo que sea! Qué mejor que dejar un medio para que mis hijos, nietos, bisnietos, etc. sepan cómo rayos era su papá o abuelo o antepasado era cuando tenía 15 años! cómo se van a sentir al saber que su antepasado Daniel Yáñez escuchaba música en un walkman o que tenía internet por modem, que era casi el unico que tenia un celular en 1º medio y pesaba como 800 gramos, o que no existian los blogs o facebook o ninguna de estas tonteras globalizadoras; qué van a sentir cuando vean lo que escribí el mártes 11 de septiembre del 2001, o el 20 de marzo del 2003, o el 21 de septiembre del 2004, o el 4 de enero del 2004, o el 20 de julio del 2004, o el 20 de enero del 2005, o el 4 de julio del 2006, etc? La mayoría va a sentir felicidad. Los que no, no importa, pero con tal de que algunos de ellos sientan felicidad y puedan aprender de mi vida, hace que escribir valga la pena.

Mi invitación es a no menospreciar nuestras vidas incognitas y a empezar a escribir de manera regular lo que hacemos, lo que pensamos, lo que sentimos y lo que somos. Se van a dar cuenta, tal como yo, que los beneficios son impagables e infinitos y que no se limitan a ustedes mismos, sino que trascenderá generaciones. Espero que no nos dejemos llevar por la idea de que somos sólamente uno entre 6000 millones y que nuestra historia no tiene valor para ser escrita. Eso es falso.

Felicitaciones si se dieron la lata de leer esto, jeje.
Adios!

Test

Posted: May 18, 2008 in Uncategorized

Probando, probando, un dos tres probando…

Adiós!