Patriotismo, Chile, y el 18

Posted: September 16, 2011 in Uncategorized

Es mi primer 18 de Septiembre en Chile en 5 años. Vivir de nuevo la fiebre dieciochera me ha hecho pensar en lo que significa patriotismo y el cómo se aplica a mí y al resto.

Si hay algo que me chocó al vivir en EEUU, fue la definición superficial de patriotismo que un grupo importante de la sociedad demostraba. El patriotismo para este sector de la sociedad Gringa era, en su mayoría, el apoyar a las tropas militares estadounidenses en el resto del mundo–independiente de los motivos por lo que estén combatiendo esas tropas–, el cantar el himno nacional, beatificar a sus padres fundadores, y exaltar el excepcionalismo estadounidense y “The Greatness of America”, despreciando, implícita o explícitamente, a otras “patrias” y sus ideas. Es un patriotismo farisáico y que hace lo posible por ocultar las falencias internas que tiene la sociedad estadounidense. Un patriotismo que, a mi juicio, los ha llevado a los problemas en que se encuentran hoy en día. Por supuesto que hay otro sector igual de importante de Gringos cuyo patriotismo es sincero, profundo, y admirable, pero es impactante ver lo masivo que es el patriotismo superficial del que acabo de hablar.

Ese patriotismo superficial tiene su equivalente Chileno. El patriotismo de la cueca, de la tonada, del volantín, de tomar chicha, y de pensar que el vestirse de huaso y ver la parada militar nos hace más patriotas. Patriotismo no equivale a bailar cueca, comer empanadas, elevar volantines, y gritar “viva Chile”. Patriotismo tiene que ver con gratitud por la identidad que la “patria” entrega a uno y, principalmente, con el deber que uno tiene de devolver el favor a la “patria” y al resto de la sociedad. Eso es el verdadero patriotismo aquí, en EEUU, y en cualquier parte del mundo.

Qué celebramos?

Por eso, en nuestro país líder en desigualdad, donde reina el patriotismo de cartón y hay tantas falencias claras, me cuesta identificar qué es lo que celebramos cada 18 de Septiembre. Hoy vivimos las consecuencias de haber sido un laboratorio de políticas conservadoras durante la dictadura implementadas por académicos sin nada de experiencia pero sí con mucho orgullo y tremendamente “self-righteous”. Eso se sumó a las desigualdades endémicas de nuestro país que antecedieron a la dictadura de Pinochet.

Por supuesto estas políticas conservadoras no son “mentira” o “no probadas”. Los resultados avalan a estas políticas y confirman que los mercados se encargan de distribuir recursos de manera eficiente: Ha habido un tremendo crecimiento económico en las últimas décadas. Pero ningúna política económica ni de ningún tipo constituye una verdad absoluta, y el que los mercados distribuyan recursos de manera eficiente no es lo mismo que decir que los distribuyan de la manera correcta. Al crecimiento económico lo ha acompañado un aumento equivalente en desigualdad social y económica. Esta desigualdad abarca casi cada ámbito de nuestras vidas: sistema previsional, educación, sistema de salud, leyes laborales, etc. Hoy en día, la inmensa mayoría de Chilenos trabaja innecesariamente por mucho tiempo y por retribuciones miserables, depende de seguros de salud donde ellos, los beneficiarios, no son más que la fuente de “cash flows”, entrega parte importante de sus ingresos a aseguradoras de fondo de pensiones privadas que exponen innecesariamente a los afiliados a los vaivenes del mercado, se endeuda tanto como un Gringo por ir a la universidad sin recibir ningún retorno a la inversón, y es testigo de cómo un puñado de familias controla más del 50% del volumen de transacciones en la Bolsa de Comercio. Chile vive grandes problemas estructurales, problemas donde el emprendimiento, la voluntad personal, y el querer partir desde abajo es 99,9% imposible debido a estas fallas.

En otras palabras, Chile es una tragedia para la mayoría de los ciudadanos que la componen. Chile es como cuando uno tiene un amigo joven con mucho potencial, pero que a los años después uno lo encuentra devastado y destruído, generalmente por sus propias decisiones.

En estas circunstancias, cuál es el patriotismo que hace falta? el de Los Huasos Quincheros y la Chicha en Cacho, o el del ciudadano que entiende su rol en la sociedad y se esmera por hacerla mejor?

Hay mucho que celebrar

A pesar de la tragedia en que vivimos, creo que sí hay mucho que celebrar. Más que celebrar las tradiciones de la cueca y las empanadas, celebro que Chile, a pesar de ser una tragedia, es hoy mucho mejor que lo que podría ser. El movimiento estudiantil de este año está demostrando de que Chile puede ser un hijo pródigo que vuelve, se arrepiente, y cumple con su potencial. Celebro que hay una ciudadanía que entiende que la estructura social y económica en que vivimos está mal, que entiende que el poder está en ello–los ciudadanos–y no en quienes nos gobiernan–partidos políticos, corporaciones, y dinastías de familias ricas–, y que ponen los intereses colectivos por sobre los personales para generar cambios. Eso es patriotismo. Celebro que en Chile vivimos en condiciones decentes considerando que hasta hace solo 21 años nos gobernaba un dictador que no tuvo escrúpulos en matar a su propia gente en nombre de la “patria”. Celebro que puedo vivir en paz relativa a otras patrias que envidian nuestros problemas, como muchos amigos latinos que conocí en EEUU podrían dar fe.

Hay tantas otras cosas que quisiera celebrar en este 18 pero que aún no ocurren, como las que enumeré arriba respecto a salud, previsión, salud, y trabajo. El verdadero patriota, en vez de curarse y bailar cueca y gritar sordamente “Viva Chile” se va a esforzar por llevar a cabo esos cambios por sí mismo. Espero estar entre aquellos.

huasos quincheros

Los Huasos Quincheros


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s